Cambio cultural y sistema penal

Cambio cultural y sistema penal

El nuevo sistema penal tiene como objetivo resolver conflictos y hacerlo de manera pública, eficaz y transparente. El sistema exige que la sociedad y los operadores sean protagonistas de un compromiso real que sólo es posible mediante un cambio cultural.

 

 

El pasado 9 de noviembre se inauguró el congreso internacional “Cambio cultural en el nuevo sistema de justicia penal”, organizado por el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE). El congreso reunió a expertos de países como Francia, España, Estados Unidos, Argentina, Colombia y Alemania, entre otros.

Durante la inauguración, Gerardo Laveaga, director del INACIPE, aseguró que en México hace falta una cultura de la organización, pues los integrantes del sistema de impartición de justicia están más concentrados en los procesos que en los resultados.

En la conferencia inaugural, a cargo de Carlos Castresana, quien impulsó el procesamiento del dictador chileno Augusto Pinochet y el encarcelamiento del ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo, aseguró que México tiene un problema grave de corrupción que se nutre de un sistema híbrido, que es tanto tradicional como moderno, pero que ambas raíces están vinculadas al crimen organizado. “Las empresas son tan responsables como los políticos”, concluyó.

Durante tres días, los casi mil participantes que se congregaron en el Hotel Marquis Reforma reflexionaron sobre el nuevo modelo de justicia bajo distintas aristas: medidas cautelares, criterios de oportunidad, justicia para adolescentes, procedimiento abreviado, valoración de la prueba, atención a víctimas, cultura de la legalidad, fiscalía general de la República, papel de colegios y universidades en el nuevo sistema, crimen organizado y función de la judicatura en el nuevo sistema.

Entre las voces que reunió el congreso destacaron la de Arturo Zaldívar, ministro de la Suprema Corte, quien reconoció la responsabilidad que tiene la judicatura en el desarrollo del país, siendo ésta la última esperanza para los ciudadanos: “Si el Poder Judicial falla, ya no hay otro sitio al que mirar”. Apuntó que es un error responsabilizar al nuevo sistema de los problemas de inseguridad que sufre el país. Por su parte, el senador Roberto Gil lamentó que en este momento no exista ninguna mesa en el Senado que se ocupe del sistema penal, y Ricardo Raphael acusó a los gobernantes de exigir a los gobernados que se apeguen a la ley cuando ellos no lo hacen. Y a la pregunta de quién teme al nuevo sistema penal, Rommel Moreno, titular de la Unidad para la Implementación del Sistema Procesal Penal Acusatorio de la Procuraduría General de la República, fue contundente: “Todos nosotros”. En su oportunidad, el juez alemán, Norbert Lösing, recomendó que los abogados mexicanos cobren sus servicios con base en tarifas fijas, como lo hacen en su país.

Los fiscales de distrito de Estados Unidos, Colombia y Alemania recomendaron a México integrar una fiscalía general autónoma que se concentre en los delitos de alto impacto. Los presidentes de la Barra Mexicana, el Ilustre y Nacional Colegio de Abogados, la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, así como los directores de diversas facultades y escuelas de Derecho —la Libre, entre ellas— se comprometieron a promover el cambio cultural desde sus respectivas trincheras.

Durante la conferencia de clausura, Juan Luis Gómez Colomer señaló que México está obligado a combatir la corrupción, aunque pensar que ese fenómeno puede acabarse es negar la naturaleza de las personas: “Para luchar contra la corrupción no sólo se depende de medidas jurídicas sino de la educación que se dé a las nuevas generaciones”.

Si pudiéramos resumir en una frase el contenido del congreso sería la siguiente: el sistema penal acusatorio sólo funcionará si hay un cambio cultural en la sociedad, y la mediación y las nuevas figuras legales deben hacer entender que no todo delito se debe castigar con la prisión.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

Revista El Mundo del Abogado