Giuseppe De Palo

Mediando la mediación: el modelo de “exclusión fácil”

Giuseppe De Palo

 

El Ombudsman de los fondos y programas de las Naciones Unidas (UNICEF, UNDP, UNFPA, UNOPS y ONU-Mujeres) habla en esta entrevista de la pertinencia de incluir un sistema que requiera esfuerzos iniciales serios de mediación en las políticas públicas de los países como herramienta de impulso a la justicia, tema que resulta de gran actualidad para México en el contexto de la reciente presentación en el Senado de la iniciativa de Ley General de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias.


Usted aboga por un sistema en el que las partes, como regla general, deben sentarse con un mediador antes de iniciar un litigio y después de la primera sesión son libres de optar por no participar (opt out) en el proceso de mediación e iniciar un procedimiento judicial. Este carácter obligatorio no parece encajar con el concepto de que la mediación es un proceso voluntario.

Para mí, el modelo encaja perfectamente con el concepto de voluntariedad tradicional, en el sentido de que todas las partes deben acordar someterse al proceso de mediación. Simplemente se requiere que las partes asistan a una reunión inicial de mediación con su mediador.

Esta reunión no debe ser una mera “sesión informativa de mediación”. Lo que la mediación es y puede —o no puede— hacer, es algo que las partes deben averiguar antes de participar en el proceso, especialmente a través de sus abogados. La reunión debe centrarse en la viabilidad de la mediación en el caso en cuestión. Para que eso suceda, las partes deben hablar, al menos en cierta medida, sobre los méritos del caso; ver a su mediador en acción; analizar la actitud de la otra parte; escuchar la historia y los argumentos legales desde el punto de vista de la parte contraria, etcétera. Por lo tanto, la primera reunión debe tener lugar con el mediador elegido por las partes, en lugar de llevarse a cabo con un “asesor de mediación” u otra persona. Además, el proceso de mediación debe estar formalmente en marcha para proteger de manera integral la confidencialidad de esos intercambios iniciales claves. En un restaurante, ¿no le gustaría tener la oportunidad de probar su comida antes de confirmar su pedido?

Al final de esta reunión inicial las partes son completamente libres de decidir si continúan con el proceso de mediación ya en marcha o abandonan a bajo costo y sin consecuencias negativas (es decir, si me permite un uso final de la analogía del restaurante, puede irse del lugar pagando sólo por el primer bocado que probó). Yo llamo a este modelo “fácil opt out” porque, por supuesto, cualquiera puede abandonar la mediación en cualquier momento. Abandonarla cuando es posible que haya sanciones o después de haber pagado por completo una sesión de mediación completa podría no ser tan fácil.

Ese esfuerzo inicial, según mi experiencia, es clave porque brinda una oportunidad estructurada para que las partes tomen una decisión más informada sobre cómo manejar su disputa.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter para seguir leyendo!

El acceso a nuestros artículos es gratuito para nuestros Suscriptores del Newsletter. Regístate gratis y obtén acceso inmediato a miles de artículos de El Mundo del Abogado. Además recibe en tu correo un resumen semanal de las mejores notas del mes.

¡Edición de Agosto gratis!

Debido a las restricciones de distribución de la revista impresa con motivo de la pandemia de Covid-19, puedes descargar nuestra edición actual de forma gratuita.

¡Sólo registra tu correo y recibe la revista digital!

Por favor introduce un nombre válido
Por favor introduce un email válido
Por favor confirma que eres humano
Debe aceptar los términos y condiciones