Mitú. La noche de los jaguares, 1998-2018

Mitú. La noche de los jaguares, 1998-2018

 

María Victoria Pérez Poveda

Policía Nacional de Colombia, Bogotá, 2018

 

Este libro apela, en su título, al jaguar como la figura mítica de los habitantes de Mitú —la capital del departamento del Vaupés, ubicado en la parte suroriental de Colombia sobre la frontera con Brasil—. El jaguar, representante del sol, es el protector de la selva, y los jaguares, en esta metáfora, son los policías que lucharon con todos sus recursos contra las FARC y que utilizaron su último aliento para contener la agresividad bélica.

A lo largo de seis capítulos, la Unidad Policial para la Edificación de la Paz (UNIPEP) narra que en la madrugada del 1° de noviembre de 1998, Mitú fue sitiada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El ataque terrorista se extendió durante tres días más y fue suficiente para que la ciudad amazónica perdiera la paz. Durante el primer día del ataque la mitad de las construcciones del lugar estaban hechas trizas y el corazón de los pobladores era su única pertenencia entre los escombros. El segundo día los jaguares fueron encadenados e internados en la selva. Una quietud obligada, que se volvió histórica por el tiempo que duró. Los titulares de los periódicos reconocían que aquello era un holocausto. El tercer día el Ejercito Nacional comenzó la lucha por la reconquista de Mitú. La liberación se logró tras una misión aerotransportada que internó al ejército en lo más profundo de la selva. El miércoles 4 de noviembre de 1998 los medios de comunicación anunciaban el número de víctimas.

Éste no es un libro, sino un viaje a Mitú. Sus páginas contienen los mitos fundacionales de los pueblos del Vaupés, una revisión de su biodiversidad y las coordenadas geopolíticas de Colombia para comprender la dimensión de la tragedia. Sin embargo, la esencia del libro son las voces de las víctimas, sus recuerdos, las evocaciones de las horas difíciles y las palabras que ilustran las experiencias del terror que vivieron.

La justicia transicional en América Latina es una necesidad, lo mismo que la reconciliación entre las víctimas y sus derechos fundamentales, y entre las víctimas y el Estado de Derecho. Esta obra representa el compromiso internacional del Estado con el derecho a la verdad y, al mismo tiempo, constituye una obligación cultural para no olvidar.

 

Jessica T. Fragoso Osorio

 

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado