Sin literatura no hay Derecho

Sin literatura no hay Derecho

 

El lunes 16 de abril El Colegio Nacional albergó la presentación del libro Sin literatura no hay derecho, volumen coeditado por esa institución y la editorial Tirant lo Blanch, en el que participan 32 autores que, a través de sus textos, reflexionan sobre la relación entre Derecho y literatura. El colegiado José Ramón Cossío coordinó la velada, que contó con la participación del coordinador del libro, Gerardo Laveaga, y con las autoras Mónica Lavín e Iliana Rodríguez Santibáñez.

Laveaga, jurista y director del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), abrió la ronda de comentarios remarcando la importancia que reviste la literatura para fundamentar el cambio cultural necesario para replantear el Derecho en una sociedad. “La literatura es el detonador del cambio cultural —manifestó—; ha cambiado la mente de las personas a lo largo del tiempo y nos ha hecho entender que los valores se pueden modificar y no deben ser eternos y absolutos todo el tiempo.” Laveaga señaló cómo libros como La cabaña del tío Tom, de Harriet Beecher StoweJulia, o la nueva Eloísa, de Rousseau, o Los miserables, de Victor Hugo, sirvieron en su momento para sensibilizar a la sociedad sobre temas controvertidos y contribuyeron a cambiar la visión del Derecho.

La novelista Mónica Lavín habló sobre la necesidad del diálogo entre disciplinas para imaginar una sociedad y un país, así como sobre la urgencia de convocar ideas, reflexiones y conversaciones en torno a las relaciones de la literatura y el Derecho. Lavín describió el presente volumen como un libro “rico, plural y provocador”, y señaló que “para cualquier lector es un material enjundioso, porque a su vez convoca a otras lecturas que abonan a la riqueza de un tema que no se cierra con este libro, sino que abre nuevas puertas con 32 aproximaciones a un tema interesantísimo y fundamental”.

A continuación, Iliana Rodríguez Santibáñez, directora del Departamento de Derecho y Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey, analizó varios textos del libro advirtiendo que, en su conjunto, el lector no encontrará una revelación minuciosa acerca de cómo se encuentra el Derecho intrínseco en cada relato, sino que le exige hacer la analogía con el ámbito de lo jurídico. Rodríguez Santibáñez declaró que “lo que no comprendemos parece estar más allá del entendimiento humano y la literatura nos ayuda a ilustrar esos vacíos y esos espacios que gana la ignorancia” y celebró la defensa de la libertad, tanto la de expresión como la de la invocación del Derecho, presente en todos los textos del volumen.

Para concluir la sesión, José Ramón Cossío habló sobre el texto con el que participa en el libro, “Patria y los límites sociales del Derecho”, basado en la novela Patria (2016) de Fernando Aramburu. El jurista destacó que la novela, basada en el conflicto del terrorismo vasco, “ofrece la visión de una gran cantidad de conflictos para los que el Derecho no tiene solución”. Cossío subrayó la importancia de acudir a la lectura para fundamentar la visión crítica y encontrar soluciones fuera del sistema jurídico. “Un abogado, un jurista, no puede tener una comprensión de su medio, de su mundo, de su práctica, si no lee —aseguró el integrante de El Colegio Nacional—; lo único que va a hacer es seguir pensando dentro de la caja y creer que la totalidad del mundo está dada por una autorreferencia del Derecho.”


 

Fuente: El Colegio Nacional.

5559-2250 / 5575-6321 / 5575-4935 - Aviso de Privacidad - Términos y Condiciones

El Mundo del Abogado